sombra del cuerpo de una madre, que cambia
ÁMATE, REFLEXIONES, Sin categoría

Acepta el cambio: ámate

Sabemos que el embarazo y la maternidad nos cambian, en distinta medida en cada mujer. Lo importante es aceptar el cambio y luchar por querernos, cambiar lo que no creemos que deba ser y en definitiva, aprender a amarnos.

Nuestro día a día es un espejo en el que se reflejan nuestros hijos. No quiero que la mía crezca viéndome luchar contra mi armario, poniendo cara de pena al pellizcarme la lorza de la tripa o escondiendo lo pies cuando llevo sandalias al darme cuenta de los talones agrietados.

Quiero que mi hija crezca sin pensar en su cuerpo como barrera si no como instrumento. Un instrumento para llegar donde ella quiera. Mas alta o mas baja, mas flaca o mas gorda. Parece un topicazo pero a mi con que esté sana y feliz me basta.

Es por eso que empiezo un plan de alimentación sana (quiero olvidar la palabra “dieta”) y un plan de cuidado personal: hidratación, ejercicio, meditación … Y para ello cuento con el apoyo de un Coach, pero de ella hablaremos mas adelante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s